paisajes de una dama en amazon

Y

Y

COLABORADORA.

COLABORADORA.

CENTRO ANDALUZ DE LAS LETRAS

CENTRO ANDALUZ DE LAS LETRAS
CENTRO ANDALUZ DE LAS LETRAS-RONDA ANDALUZA DEL LIBRO

PROGRAMA BIBLIOTECA EN ACCION

ISABEL REZMO EN ESCRITORES.ORG

ISABEL REZMO EN ESCRITORES.ORG
PINCHAR EN LA IMAGEN

VERSEANDO

.

.

REVISTA ORBIPOEMIA

REVISTA ORBIPOEMIA
SE EDITARA EN MAYO EN MÉXICO

Antología "A uno y otro lado del mar"

Antología "A uno y otro lado del mar" presente en la 40ª Feria Internacional del Libro Bs As 2014, CONTRATAPA OBRA DE LA POETISA DE ÚBEDA (JAÉN) I REZMO:

Antología "A uno y otro lado del mar" presente en la 40ª Feria Internacional del Libro Bs As 2014: A partir de las 18 hs se harán presente en el predio ferial los poetas para leer sus poemas y compartir el amor de las letras con el público en general

Antología "A uno y otro lado del mar" presente en la 40ª Feria Internacional del Libro Bs As 2014

Antología "A uno y otro lado del mar" presente en la 40ª Feria Internacional del Libro Bs As 2014
.

PAISAJES DE UNA DAMA-ISABEL REZMO

...

...

VERSUS

MIEMBRO DE POETAS ANDALUCES DE AHORA

MIEMBRO DE REMES

MIEMBRO ASOCIACION ALIAR

ACAR

ACAR

MITO

MITO

REVISTAS DIGITALES Y TALLERESS

MIS COLABORACIONES DIGITALES Y TALLERES REALIZADOS

REVISTAS Y TALLERES

PUBLICACIONES EN LA REVISTA DIGITAL PALABRAS DIVERSAS

21 andujar

21 andujar

PRESENTACION EN ANDUJAR DE PAISAJES DE UNA DAMA

PRESENTACION EN ANDUJAR DE PAISAJES DE UNA DAMA

MIERCOLES 4 PROGRAMA LA CITADESDE LOS ANGELES

MIERCOLES 4 PROGRAMA LA CITADESDE LOS ANGELES

POESIA Y MAS

POESIA Y MAS

martes, 11 de septiembre de 2012

MENGUABA

MENGUABA.
Como un salvavidas de la propia inercia.
Sus manos como crisálidas retorcidas de apretar el vacío.
Todo se iba y venía como una estupidez pero quedaba la complacencia.
Quedaba el mutis de un esperpento,
quedaba la mesa camilla de un resorte sin mangos.
Escarabajos en el salitre de una esquina sin fondo.
Y MENGUABA.
Como la arena del reloj muerto,
la semilla nostálgica de un velo sin ojos.
Y despertaba cada día, iniciando la huida en la propia meta,
se daba cuenta, por lo ilógico que no podría echar lastres a la memoria,
porque la memoría moría si olvidaba el recuerdo,
y los recuerdos son perpetuos,
casi tanto como el dolor que no se escribe, se pronuncia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario